viernes, 18 de enero de 2008

LUTO POR BOBBY FISCHER


Este transgresor y revolucionario ajedrecista fue mi héroe cuando de pequeño me metía al ocho por ocho del tablero a cuadros. Bocón y manipulador, fue llevado a la fama por los Estados Unidos cuando le ganó al cerebral Spassy en Islandia y le arrebató el campeonato del mundo a la Unión Soviética en plena guerra fría.

Luego perdió el título por no querer defenderlo frente a Karpov, la nueva maquinita analítica de los rusos para devolverle la gloria perdida a su patria. Los estadounidenses le recriminaron y el dijo que no iba a ser payaso en un circo político. Hizo bien. Jugó por dinero y el estado gringo le quiso cobrar impuestos de un dinero ganado en Yugoslavia. Lo mandó a la mierda y empezó la perseguidora.

Pidió asilo por todos lados y ninguna país al que llegó le abrió las puertas. Sólo Islandia, la isla de hielo le dijo que sí y le otorgó la ciudadanía. Y allí se murió el tipo a sus 64 años, me entero gracias a Duffman. Este domingo le contaré la historia de su vida a mijo y jugaremos varias partidas de ajedrez en su memoria. Solamente le ganaré una.

4 comentarios:

Duff Man dijo...

Será un buen ejercicio de terapia compartida. Qué buena forma de estrechar el vínculo con tu hijo.

Juan Pablo Dardón dijo...

Sí, el ajedrez tiene esa particularidad compay, saludos!

susana dijo...

Luto compartido.
Me ha gustado este espacio, y tu estilo a la hora de contar.
Y me gustaría conocer más Guatemala por los ojos de un hijo suyo.

Saludos cordiales.

Juan Pablo Dardón dijo...

Gracias Susana y bienvenida. Con gusto te daré un paseo por esta extraño y bello país que es Guatemala. Saludos para ti también y estaré visitando tu sitio también. Un abrazo!