martes, 26 de noviembre de 2019

ISABEL DE LOS ÁNGELES RUANO VA A MORIR


Ordenando la casa encontré un bote de shampú de niño
Mi hijo era pequeño y aun lo bañaba
Ahora ya nadie usa esa ducha porque ya no está conmigo 
Ya es un chico grande
Un cuasi adulto
Un proto hombre que se prepara para el mundo 
Quiere ser economista 
Nada más lejos de un poeta que los números
Nada más lejos que un poeta
Mi hijo ha crecido y busca su camino 
Es lo normal
Pero limpio la casa y encuentro pequeñas cosas que me recuerdan
Que el paso del tiempo no es lo que uno quisiera que pasara
Uno quiere la foto
La permanencia 
No irse muriendo con el reloj en reversa en cada respiro
Esto es una historia de amor 
La vida
Uno nace a este planeta para morir 
En medio quedamos nosotros y la red que tejemos
Somos las arañas sentimentales
Esto es una historia de deseo
Deseamos que nada pase que todo vaya bien
Pero es imposible porque justo en el ombligo tenemos el caos
Unos se hacen trabajo y mundo
Los incapaces tomamos el lenguaje y allí está
Un poema porque a la mierda todo
Y creemos que con eso ya se resuelve pero no
Viene otro y otro sin remedio
La vida desgajándose mientras tanto 
Vi un documental de la Antártica y los pingüinos emperadores se agrupan 
Pero uno
Alguno de esa masa de plumas se escapa hacia el continente 
Y camina y camina 
Se adentra a la nada 
A la inevitable muerte sin detenerse 
Bambolea su cómico cuerpo de izquierda a derecha y deja huellas
Un camino para su ruina y la duda de los otros
¿Por qué lo hace? 
¿Qué le hizo separarse de la colonia?
¿Sabe que va a morir porque allá enfrente no hay vida?
Mi hijo a los cinco años me hizo un retrato perfecto 
Acá hay un juguete de él 
Una playerita que una vez le quedó
Él ya no tiene memoria de ese tiempo
O sus recuerdos serán otros
El padre ausente 
Los domingos lentos caminando juntos y yo contando historias
Que talvez atesora 
El ejemplo que le puse de una vida sumida en el arte
El sacrificio de elegir el lenguaje sobre la normalidad
El desgajarse a las ocho de la noche cuando me iba 
Vaya daño 
Vaya vida
Circula la noticia que nuestra Emperatriz de los Pingüinos
Isabel de los Ángeles Ruano
Está mal de salud perdida en sus cordilleras internas 
Su camino está por terminar y lo atestiguamos 
No podemos hacer nada
Nada más lejos de un poeta que los números
Nada más lejos que un poeta.




2 comentarios:

Ana dijo...

Bello Juan Pablo! que poema más bello. Siempre es un deleite leerte.

Marisa dijo...

Esto es demasiado. Gracias. Vivo a través de tu poema. Gracias.