viernes, 28 de agosto de 2015

AL POLÍGONO CON ZURY


Zury Ríos es la otra candidata mujer que aspira a la presidencia de este buque a la deriva conocido como Guate. Es la preclara hija de Efraín Ríos Montt, la ungida, que se presenta como una opción de derecha dura y tradicional (como muchas de las cabezas de su equipo de trabajo y de seguidores). Eso lo supe cuando me la topé en el polígono de tiro y charlamos sobre sus planes y visión de vida. Esta es la tercera entrevista que sueño, acompáñeme en esta travesura onírica.
La política y los militares combinan tanto como el ron y la coca, o el café y el postre, o Baldizón y #NoTeToca, o Baldetti y Santa Teresa. Son aliados estratégicos, naturales, porque el poder militar no puede accionar sin compinches políticos; y los políticos, pues necesitan de fuerza de choque cuando sus intereses son relegados.

Evidentemente esto no es nuevo, vaya y pregúnteselo al César apuñalado. En la historia reciente, podemos ejemplificar en la seguidilla de golpes de Estado donde la cúpula militar le daba caravuelta a la que estaba en el poder, y así sucesivamente. La democracia se instauró rompiendo ese ciclo.

Pero el poder camuflado sigue estando presente y su inherencia es tanta, que se hace imposible llevar a un criminal de lesa humanidad a la cárcel, porque es un general retirado, a pesar que ha sido declarado culpable de sendas atrocidades. Y esto en tribunales y juzgados que se dicen autónomos de presión civil y, claro, militar.

Como podemos ver, el poder del ejército está en todo, hasta en la democracia. El país más “democrático” del mundo tiene el ejército más cabrón de todos: Estados Unidos. ¿Coincidencia? Jamás. Las libertades de unos, se logran a costa de las de otros, comprando políticos corruptos y recursos naturales jugosos a los intereses de las potencias globales.

El término “democracia” en su etimología explica que es el “gobierno del pueblo”, pero lo que la letra chiquita dice es que es “el gobierno del pueblo, pero de la pequeña porción de pueblo armado conocido como ejército”. Semper fi. Oohraah motherfuckers.

En cada proceso electoral la cúpula (o ex cúpula militar) está metida en los partidos políticos de una u otra forma. Como los narcos. O en casos particulares, ambos. No es por generalizar, también conozco militares dignos, honrados, honorables y que sirven a la patria desde distintas disciplinas. Gente de honor, con el juramento y los pies en el suelo patrio, no en sus intereses particulares.

Pero buena parte de sus dirigentes, son una mierda de burro humeante y tóxica. Y hablando de eso, Otto Pérez Molina y Juan de Dios Rodríguez vendían medicinas contrabandeadas en las afueras del polígono donde iba a practicar.

No me hagan esa cara, les explico. Luego del #ParoNacionalGT logré ver en el TCM el clásico los Doce del patíbulo, seguida de Tomb Raider y seguramente por eso tuve este sueño con cuques chafas y armas bien bizarro. Sumado a la lectura de las obras completas de Margarita Carrera, todo se mezcló en un sueño denso y violento.

A mí me gustan las armas, sé utilizarlas, puedo disparar y me gusta ir al polígono de vez en cuando para no oxidarme y salir de las balas viejas. Conste, eso no me hace un ser violento, o cuasi sicario, como muchos antiarmamentistas puedan pensar. Soy un hombre de paz. De ¡paz, paz, paz! jajaja… ok, mal chiste.

Pues estaba en eso, soñando que iba al polígono pero en las afueras estaba ese par de dos nefastos personajes de la vida política del país que les comento, vendiendo en el baúl de un carro, medicinas robadas del IGSS.

Otto le aplicaba inyecciones de botox en la cara a Juande y Juande, le inyectaba complejo B, para bajarle los nervios y la perseguidora a Otto.

- “Renunciá pisado, te me vas a morir”, le decía Juande con la cara estirada.

- “Ya lo hice mano, pero Estados Unidos no me deja irme. Acordate que si me voy es casi golpe de estado técnico y eso desestabiliza la región. Mirá el camote que tuvieron con Honduras y Manuel Zelaya”, decía hecho un manojo de nervios Otto mientras sonaba Caballito de Palo versión bachata para recordar a su dama bailándola a media Plaza de Constitución.

- “Y qué vas a hacer ahora que metieron presa a la R, mano?”, pregunta no sin cierto morbo Juande, la ironía le pone más chinos los ojos botoxiados.

- “Llorar como lloran los machos, mano: escondido”, Se le hacen agua los ojos al aún necio presidente.      

La escena me daba náusea. Entré, saqué mi pistola, alisté los protectores de oídos, los lentes y empecé a disparar a la diana 25 metros adelante. Justo a la par mía se posicionó una dama con un costal de tiros y un par de pistolas, con las cuales inmediatamente empezó a tirar como si no hubiera mañana.

Un tiroteo en una cantina del viejo oeste californiano era más ordenado que la zarabanda de plomo que la señora mandaba. Era Zury Ríos que poco le faltaba gritar cual Rambo ajusticiando vietnamitas. Un pañuelo Hermes doblado en su
frente, culminaba el retrato.

Decidí armarme de valor y hablarle…

¿Quíubo mi Zurypanta, qué hongos?
PEEERDÓN, ¿QUÉ DIJO?

Ejem.. digo, ¿hola como está, me sorprende encontrarle por estos lados señora Zury Ríos?
Bueno, de alguna forma hay que relajarse.

Tiene razón, disparar armas es catártico, yo lo hago de vez en cuando y es un choque de adrenalina sentir el peso del arma, la explosión de la pólvora y el pequeño agujerito que deja en el blanco. Es en cierta forma, una reflexión poética que algo tan breve pueda quitar algo tan grande. Maximiliano de Prusia, Abraham Lincoln, Kennedy. Los grandes asesinatos por pequeñas herramientas de ingeniería, la mente humana tan exageradamente contradictoria en sus acciones. Y cuénteme, ¿qué la trae a este lugar?
Estoy brava.

¿De ahorita o de siempre?
Un poco de ambas, pero más de ahorita. Todo por culpa de mi compañero de fórmula, Juan Luis Mirón. Le fue muy mal en el foro de los vicepresidentes, estaba distraído, distendido y contestó cualquier cantidad de burradas que por un momento pensé que era Baldizón. O Taracena. O peor aun, que lo habían poseído ambos espíritus del mal y se había convertido en un supersayayín de la mulada llamado Baldirena Tarazón.

Pues la verdad es que sí se vio muy mal el don, doña Zury.
Mírelo allí está, ¿no te da pena vos Juan Luis?

(Ambos lo volteamos a ver… luego de dos minutos de silencio dice)
“… La coyuntura nos muestra que no podemos decir los nombres de los postulantes a los cargos de mayor responsabilidad en el gobierno porque es irresponsable entre tantos profesionales que me eligieron a mí entre un pozo de tilapias de más de 700 candidatos”.

(Suenan ocho detonaciones y la pistola .45 de Zury queda reculada. Este entrevistador, se orina del susto).
No le digo, pues, mírelo allí, se quedó trabado con la zangoloteada que le dieron en el foro.

Lo siento mucho y mejor hablemos de otras cosas para que se desenoje, su rostro contrito dista mucho de lo risueña que sale en la propaganda. Así seria parece usted actriz de cine clásico.
¿Cómo María Felix?

Pensaba más en Cruella de Vil, pero también… mire y está rebonita su pistola .45…
¡REBONITOS MIS HUEVOS! No diga esa palabra, escupida de las mismas fauces de la Satanasa, no se da cuenta que ese término es prohibido en mi familia luego de la injusticia que le querían hacer a mi señor padre en irlo a encerrar a un manicomio estatal, él merece algo mejor, algo para que su atribulada alma descanse. Como un centro hospitalario en St. Barts, o el Hotel Plaza de Manhattan.

(El entrevistador suda frío) Uy sí, pobrecito su señor padre… pero pues, me refería a que es un arma elegante la que porta, a eso me refiero, que va con su personalidad explosiva, dominante… (el entrevistador empieza a sentir motilidad intestinal)
Sí, claro. Me la regaló mi candidato a diputado favorito, Giovanni Fratti.

¿El mismo apologista de los comandos de desapariciones forzadas como Jaguar Justiciero y la Mano Blanca, el justificador de los excesos de la contrainsurgencia, el que se mofa de las aldeas masacradas y del dolor de los sobrevivientes, que está a favor de la pena de muerte y a quien el Muso Ayau le parecía un comunista comeniños?
Yes my darling. Decidió participar conmigo porque me confesó que mi plan de gobierno era tan comunista como el de Bush, Fratti se vino conmigo para balancear y hacer contrapeso hacia la olvidada y debilitada derecha tradicional.

¿Olvidada y debilitada derecha tradicional? Bueno, esa misma derecha es la que ha seguido en el poder desde que entraron con el Cristo Negro de Esquipulas por Chiquimula para derrocar al gobierno de Árbenz en 1954…
Por cierto, dice que una de sus primeras leyes será mandar a hacerle un makeover al Cristo Negro de Esquipulas, porque el color negro le recuerda a las Panteras Negras y al tío abuelo comunista del socialista Obama, Nelson Mandela. Lo va a blanquear y privatizar. Creo que se llamará el Cristo Magia Blanca de Esquipulas y el taparrabo será, parece, la bandera del MLN. Es más está en contra que haga citas de Mandela en mis discursos.

No solamente él, sino también los herederos de Mandela, el pueblo sudafricano e ixil… pero jajajaja, cómo me gusta el humor y el sarcasmo Zury, no lo conocía esa veta de su fría y sobria personalidad.
Ojalá fuera broma. Yo nunca bromeo. (Le carga una tolva más a la Colt 1911 y suelta el seguro del carro, entra una bala en la recámara y apunta hacia un árbol).

(El entrevistador mira pasar su propia vida frente a sus ojos) Seño, los blancos están allá enfrente. No le dispare a la naturaleza, deje al arbolito en paz, no le hace nada, le puede pegar a un pajarito, le va a chingar su nido, le va a romper un huevito, no sé, algo puede pasar.
Es que quiero pegarle a esa guayabota que está allá arriba miré (y me señala un fruto enorme, lozano y … ¡BANG… BANG… BANG!).

(El entrevistador siente cómo 10ml de orines mojan su calzoncillo) Ah sí está grandota, pero no se afane Zury, ni con bazuka le da a esa vaina. Eso no es para usted. No gaste pólvora en guayabas, le puede caer mal, le va a dar bilis. Mejor hablemos de algo más edificante, literatura por ejemplo, cuál es su libro favorito… sabe, mejor dígame ¿se identifica con alguno de los personajes literarios de la historia?
Tendría que ser Electra, la hija vengadora de Agamenón.

Ya. ¿Agamenón, el dictador aquel que fue a sitiar Troya por un capricho, entró por medio de engaños con un caballo gigante y luego masacró a toda una ciudad sin el menor remordimiento?
Ese mero, perulero. El que hizo Troya Arrasada, así como la Tierra Arrasada de acá JAJAJAJAJA, ¿entiende? ¿Troya arrasada? ¿Tierra arrasada? JAJAJAJA.

(Y su cara regresa al rictus de siempre, no estoy seguro si se está burlando de su servidor y sólo digo que sí con la cabeza. El entrevistador está pensando qué tan lejos está el baño porque siente que ya evacúa del miedo) ¿Qué piensa usted sobre la teoría jungiana del complejo de Electra donde la guerrera está secretamente enamorada del padre y busca venganza por todo el daño que Clitemnestra, su madre, le hizo a su amado progenitor?
¿Implica usted que yo busco venganza por mi padre, que metafóricamente fue asesinado por su esposa figurada, Guatemala, y que pienso tomar represalias frente a los artífices del daño? No lo había visto de esa forma, señor Dardón. La psicología es una ciencia apasionante que a veces acierta y a veces no, y en este casi, pues es todo lo contrario. Pero no he de negar que me gustaría hervir en aceite a todos esos que han traicionado y olvidado a mi padre luego que les sirvió para sus intereses empresariales. Gracias a él, tienen privilegios, exenciones, lujos, vidas cómodas, fincas que se las quitamos de las mismas manos a la guerrilla en Quiché… y vaya a ver ahora, muy olvidadizos ellos. Es más, hay fincas, decenas de ellas, con cuerpos enterrados, fosas comunes en propiedades privadas que si se supiera de eso, ardería Troya. Troya arrasada all over again.

Digamos entonces que usted tiene esa alma vengativa hacia las personas que le hacen daño a su familia.
Sí, quisiera matarlas. Matar las rencillas que nos tienen acá como sociedad dividida.

(El entrevistador traga en seco) Entiendo, ¿cree usted en el perdón?
Sí creo en el paredón, la pena de muerte es necesaria, tengo pensado construir un paredón de fusilamiento a la par del Estadio Mateo Flores para invitar a los guatemaltecos a mirar como se acaba con los delincuentes que les hacen daño. Un paredón construido por los mismos condenados a muerte, así como las leyes romanas, y ya vio hasta donde llegó el Imperio Romano.

(El entrevistador palidece) Eh, lo siento Zury, me escuchó mal, quise decir que si usted creía en el PERDÓN, no paredón...
Ah, lo siento, le escuché mal, es que entre tanto tiroteo acá en el polígono no se escucha del todo. Mi respuesta es no.

(El entrevistador bota más pelo de lo normal, puro Husky de costa) ¿No cree en el perdón?
Creo en el olvido.

Pues si vamos a eso, yo también creo en El Olvido, es un barcito allá por la Avenida Centroamérica en zona 3 que es bien bonito y tiene rockola y viera cómo cantamos allá, jajajaja, es bien divertido y alegre, jajajaja, todos coreamos las canciones de Marisela, jajajaja, no cree...
(La entrevistada mira al entrevistador con una sonrisa inexpresiva y sus ojos negros muy bien delineados traspasan la coraza de humor... y allí, el nervioso entrevistador entiende por fin aquella cita de Lico Nietzche "Cuando miras largo tiempo al abismo, el abismo también mira dentro de ti".)

Disculpe Zury, es que a veces me hago el Manuel Baldizón, o sea, el payaso.
Entendí lo que quiso hacer, lastimosamente, no me divierte. He perdido la capacidad de reír, nada en este mundo me da risa, menos la situación en que pusieron a mi papá... país, la situación en que está el país.

(Al entrevistador le da un poco de pena, pero se le pasa rapidito) Pero en su campaña se mira usted muy risueña, obvio que es para atraer votantes, vive usted tan amargada ¿acaso?…
(… y suena el teléfono, una llamada nos interrumpe, cambia de personalidad, entra la Zury pública, no la privada, surge el histrionismo y puedo verla en acción, haciendo campaña. Es una actriz y una muy buena, es un momento preferencial donde puedo observarla contestar las preguntas que ciudadanos comunes y corrientes le hacen. Ella le habla con el Yefri, Juan Gutiérrez, el perrito Mushu y doña Rosaura. A continuación, las entrevistas captadas por nuestro agente encubierto Canchinflín Hero, encargado de las escuchas telefónicas)


Mire, ¿y usted se lleva bien con su papá, el general retirado Efraín Ríos Montt?
Se lo pongo así: él es mis ojos.

Entiendo, por eso los tiene tan negros ¿verdad? Pero más allá de el amor de hija, le admira por todo lo que es, a pesar de las masacres que se le atribuyen?
El fin justicia los medios. El bien común de un país prevalece sobre el de pocos. El progreso no se detiene. La tecnología arrolla a quien se opone y hasta en petates han tronado buenas nalgas.

No me contestó absolutamente nada de lo que le pregunté, ¿evade usted la pregunta por ser incómoda?
Verdad que a mis años sigo teniendo una buena figura, ¿a lo Lara Croft Ríos Sosa?

Bueno, ya nada que hacer con eso ¿podemos esperar más de lo mismo en su gobierno, si es que un meteorito mata al resto de dinosaurios?
Con mi papá no se meta.

Bueno no dinosaurios, pues, ¿candidatos?
Pienso superarme cada vez más, no tengo impedimentos. Ya salí de mi último marido también, todo lo que me hace estorbo lo hago a un lado. Así que no tendría empacho de quitarme de encima a todos los financistas si me joden la pita, y haría un gobierno mejor que cualquiera.

Eso dicen todos los políticos.
¿Y yo que soy pues?

Ah, sí, lo siento, My mistake. Y por eso tiene arreglado todo el equipo de trabajo, verdad?
Sí, el congreso, los financistas. Por ejemplo a Cromwell Cuestas, que a pesar que no paga prestaciones a sus colaboradores, inscribe con el mínimo a los empleados y es histérico, puso dinero para la campaña y pues ni modo, ya sabe como es la política en estos lados.

Su mano derecha en esto supongo que va a ser muuuy importante. Su vice.
Claro, tengo pensado ponerlo en el atrio de la catedral para que pida dinero, así dando sus discursos esos la gente pensará que está loco y talvez nos regresa algo de lo invertido en la campaña, verdad Juan Luis?

(Y sigue en su soliloquio)
“… no se puede decir y soltar frente al público así por decir, los nombres, es imposible, hay tantos guatemaltecos trabajadores que estoy pensando en poner a don Abundio el panadero como Ministro de Panadería y a don Coca, el soldador, como Ministro de Herrería, o a doña Pancha como Ministra de los Panchos, no sé, no me pregunten es muy poco tiempo…”

Bueno, antes de irme quisiera echarme unos tiritos con usted, ¿se puede?
Cómo no, ¡Démole!

Tiritos de balas, no de lo otro, ¿ok?
Sí lo entendí muy bien, además yo estoy frustrada con eso del matrimonio, no se me da ninguno.

Talvez debería de salir de mercado objetivo, probar otros horizontes. No sé, un ¿artista acaso?
Nooo gracias, mejor sola que mal acompañada. Son pobres y no alcanzaría las pensiones alimenticias de los ex esposos. Eso de mantener hombres no va conmigo ¡y peor artistas! Que comprame esto, que patrocíname mi peli, que publicame mi libro, que móntame mi exposición. Hijos ya tengo.


El sol antes de ocultarse tras el volcán de Agua tuvo una visión: dos tiradores en plena faena al atardecer. Jugando a las pistolitas, un duelo al estilo western donde dos enemigos naturales, un político y un periodista, un hombre y una mujer, Frodo contra Sauron, se enfrentan a ver quién tiene más pulso y acierta a la diana como quien le acierta a la vida: al centro. La política es sueño que muta a pesadilla en un tronar de dedos. Allá afuera, Otto Pérez sigue vendiendo contrabando, acosado por los demonios que levantó de tanto rascar la tierra de la ambición. Esopo, hazte a un lado, he venido con nuevas moralejas fue mi último pensamiento antes de verme reencarnado en Jimmy Morales… recibiendo órdenes de reptilianos vestidos de militares.

Ya no más clonazepan para mí.



Tropientrevista 1: UNA TARDE DE SPÁ CON SANDRA TORRES

Tropientrevista 2: DE KERMESSE CON ALEJANDRO SINIBALDI

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal