lunes, 17 de noviembre de 2014

INTERSTELLAR


Paolo Sorrentino filmó La Gran Belleza, una película que se levanta sobre los hombros de Federico Fellini y es un largo homenaje a este cineasta, un homenaje fabuloso, mágico, perfecto que nos transpola la Roma de 1972 con la Roma contemporánea. Una historia magnífica y filosófica. No roba a Fellini, le agradece.

Podría decir que algo así es Interstellar de Christopher Nolan, un homenaje a la gran ciencia ficción, al cine de ciencia, a los guiones labrados entre fórmulas y astrofísica. El otro hermano Nolan, Jonathan, apuntala junto a Christopher una historia sólida como solo los grandes pueden hacerlo.

No oculta la obvia referencia a 2001: Una Odisea en el Espacio, de Stanley Kubrick, ni al guión escrito por Arthur C. Clarke. Los Nolan hicieron bien la tarea y se asesoraron del astrofísico Kip Thorne, un especialista en relatividad, un heredero de Einstein. Por razones obvias y de entendimiento general, se obviaron ciertos detalles de física dura como explicar el asunto del tiempo y la gravedad, que si bien nuestro entendimiento de ciudadanos de a pie lo simplificamos para no hacernos bolas, ya en ecuaciones, es un camote distinto.


Aunque las teorías astrofísicas ya han caminado algunos metros más allá de la simple E=mc2 (algunos dirán que no es simple, sino todo lo contrario, pero bueno, todo es relativo); acá se centran en ella como caballo de batalla dejando fuera la teoría de cuerdas que complementa tan bien el rollo. Pero esto es discusión de bar.

Este filme quiere ser “la” película que marque a las generaciones como lo hizo 2001 en la década de 1970, Blade Runner en la de 1980, Contacto en la de 1990. Alrededor de esos hitos se levantan las Star Wars, las Star Trek, inclusive la familia de cine de cómic tan igual toda. Menos Watchmen, que es una obra de arte por sí misma.

El componente filosófico de Interstellar es una conciliación entre materia y espíritu; es decir, nos lleva a la frontera agnóstica. El amor logra solucionar ecuaciones y viceversa. No molesta, está bien diluido y la trama sucede más allá de la simple y raquítica relación de pareja, acá el futuro de la especie nos manda y es un amor distinto que muchas veces se olvida.

El filme me terminó de ganar al mezclar instantes de acción, determinantes, de ciego heroísmo con la literatura. El poema Do not go gentle into that good night, de Dylan Thomas recitado por Michael Caine, suena tan bien que eriza la piel.

Le recomiendo que vaya a verla, un cine de Hollywood distinto, tanto que se le achaca que siempre es igual, pues aproveche. Entienda eso sí, son tres horas donde no hay música pop, escenas de amor eterno y sufrido, explosiones efectistas. Encontrará en Interstellar una historia apoyada en la ciencia, que traspasará generaciones. Un poema visual, categoría que sólo el buen cine alcanza.

2 comentarios:

hubertbv dijo...

Me encuentro bastante indeciso en cuanto a mi opinión de este film. A pesar de que esta magníficamente hecho, creo que se podría haber logrado una mejor expansión en varios temas. Como por ejemplo de donde venía la luz del nuevo sistema al que entraron por medio del agujero negro, si no existía una estrella en el mismo, y a pesar que no me molestan tanto los mini-cliches que se hicieron ver, creo que al final, si de verdad querían que fuera una película al nivel de Blade Runner o de ese tipo, podría haberse hecho más en cuanto al contenido.

En mi opinión, solo esta al mismo nivel de Prometheus, una excelente película, pero no estoy seguro de que va a tener una relevancia tan alta como las que mencionas en el artículo.

Habrá que ver como se va desarrollando las opiniones en general.

Juan Pablo Dardón dijo...

Gracias por el comentario. Efectivamente tres horas se hicieron cortas para todo lo que quiso abarcar, aunque difiero en tu punto de rebajarla a una mera Prometheus, que se inscribe a la saga Alien y sus vertientes, es decir, ya tiene el camino trazado. Acá el guión - antropocéntrico - nos manda un fin mayor sobre el bien nuestro como especie. La trascendencia que tenga Interstellar, la veremos sólo con los años, por eso entrecomillé lo de "la" película... saludos y gracias por la visita!