viernes, 9 de octubre de 2009

DÉJAME VOLVER CONTIGO, ANÁLISIS POP DE DULCE

Esta es la música con la crecimos. Nuestras madres la escuchaban mientras nos ofrecían la teta, hacían limpieza o comandaban a la servidumbre, se tomaban los traguitos con las tías y cuñadas y luego lloraban desconsoladas por razones que se llevarán a la tumba. Mientras, nosotros correteábamos por allí convertidos en cachorros juguetones sin mayor oficio que alimentarse, berrear y ser feliz. Y allí está el meollo mis amigos.

Cuando crecemos y nos enfrentamos al mundo en cualquiera de sus variantes, salimos vapuleados, con el corazon roto, quebrados fìsica y moralmente, empresas fracasadas, divorcios, peleas familiares, muertes de cercanos, corazones rotos, extravíos de mascotas, proyectos estancados, magistrados corruptos y una larga lista de ayes que prefiero no seguir porque se me están aguando los ojos. Y se me está rajando el corazón... de nuevo.

¿Qué nos queda a nosotros si no refugiarnos en ese cofre que fue la infancia? Obviamente no se puede hacer literalmente porque, bueno razones metafísicas y físicas (al menos que el baúl sea de un tamaño considerable). La cosa es que se trata de volver a ese instante de felicidad cuando cabros, retozábamos ignorantes de todo, sólo con la certeza de ser felices ese día, ese instante.

Por eso, a la imposibilidad de regresar a ese tiempo, recurrimos a la nostalgia, paliativo justo, y a dolernos del porqué crecimos, de esos bellos años pasados y más simples. O, nos ponemos como puercos revolcados en alcohol. Aunque regularmente, se hacen ambas al mismo tiempo porque esa fórmula si bien no cura, ¡cómo alivia! El soundtrack es indispensable, la música que escuchábamos mientras ejercíamos la felicidad nos conduce y sitúa en ese paraíso perdido. Y, viaje concluido, allí está el tan anhelado destino.

Por eso es fácil comprender a la cantante conocida como Dulce quien recurre a esa herramienta, la de volver al pasado sobre todas las cosas y contra cualquier consecuencia, con su tema Déjame volver contigo. Una interpretación de claro masoquismo que hincharía de orgullo a Masoch y haría romper en lágrimas al mismo Marqués de Sade.

Luego de fungir como cantante y recibir la unción de las manos de Nuestro Señor José José, estudió psicología (esto no es mentira, es psicóloga) para ayudarse a sí misma a superar los traumas de las canciones que le daban a cantar Rafael Pérez Botija, Joe Joe y El Buki, iluminados del parnaso del kitsch. Esta Marlene Dietriech del OTI, nos presenta en su siguiente interpretación, una pizca del dolor que significa el despecho.

Si saberlo, ella se inscribe en la corriente del realismo sucio donde su poética se torna cruda al igual que su voz, para denunciar al mundo pero principalmente al objeto de su pasión, que no soporta estar sin esa persona sean cuales sean las consecuencias. Dejando de lado la metáfora, el lenguaje descarnado y directo nos transmite con claridad su necesidad.

En el video podemos ver su dolor en la manera en que se lastima a sí misma. Vistiéndose en jirones de falda, sobremaquillándose y alebrestándose el cabello en claro desconsuelo. Duelen los ojos al ver cómo usa esas sandalias negroplatinadas que combinan con la brillantina de esa especie en peligro de extinción que utiliza por vestido. Pocas veces somos testigos de un performance tan desgarrador y una autoestima tan... inexistente. Digo, está bien sufrir, pero elegantemente.

Elocuente la imagen donde se le ofrece al hombre diciéndole "seré tu ruiseñor amestrado", ya que esa potencia de voz encerrada en una jaula, en tan poco cuerpo, sería un objeto de culto para todos aquellos interesados en la ópera o el secuestro. En alguna oportunidad pensé encontrarla cantando en El Rincón Salvadoreño de la Avenida Reforma y le fui a pedir su autógrafo, pero sucedía que la confundía con Joselyn, la kareokeísta residente quien se halagó y me presentó a sus amigas.

Allí conocí a una señora de minifalda que fue a la primaria con mi tía y a otra con la que nos sentamos a hablar de la balada y a tomar cerveza como enajenados. Al otro día descubrí que me habían robado un riñón y Q68 que tenía en la billetera. Sobándome la costura de la cintura, concluí que eso de las pupusas y cervezas no combina en lugares turbios ni con mujeres despechadas. Y mucho menos que son delincuentes. Razones suficientes para no regresar al Rincón e irme a entregar a La Llama de la Sobriedad.

En fin, volvamos con Dulce porque así lo implora...


Déjame volver contigo

Déjame volver,
volver, contigo… (malaya y ni la cola le agarraste mamita)
No hay trucos, ni juegos de palabras, (eso de la magia no va conmigo, ni el scrabble)
Es que no encontré otra forma más sincera de decir
Déjame volver,
volver, contigo… (meté currículum)
Yo no puedo soportar serenamente (cuando estoy así yo me porto marranamente)
el futuro ni el presente sin ti. (ve que de ahuevo, en el pasado decías otra cosa)
Déjame volver,
volver, contigo… (¡no que no pues!)
Te lo pido mordiéndome los labios, (ulugrún y ¿cómo le hizo?.... ¡ahhh, los de la boca!)
No me importa lo que pase,
ni me importa el que dirán (al carajo todos)
Seré tu amante o lo que tenga que ser, (para empezar tengo una montaña de ropa sucia...)
Seré lo que me pidas tú (pido que me dejes de chingar...)
Amor, lo digo muy de veras, (ya fuera de pajas...)
Haz conmigo lo que quieras, (conste, luego no quiero quejas)
Reina, esclava o mujer, (tengo un disfraz de enfermera que te queda justito)
Pero déjame, volver
volver, contigo… (quiero ver un plan de negocios)
Ya lo se, ahora estás con esa, (es mi prima)
Pero todo el mundo sabe (en segundo grado)
Que no es nada para ti. (pues nada, me deja los ojos en blanco de las grandes trincadas)
Déjame volver,
volver, contigo, (la ONG de mi corazón ya cerró convocatoria de proyectos)
Y seré tu ruiseñor amaestrado, (haciéndole piojito a la cabecita)
Siempre feliz a tu lado, amor (lo sé, lo sé)
Déjame volver,
volver, contigo… (los portones del motel de mi alma están cerradas)
Y no dudes, jamás de mis palabras, (pues no dudo de esas, pero sí de tus mañas)
Yo te juro por mi vida que te amo (es obvio nena)
¿quieres más? (nunca es suficiente)
Seré, tu amante o lo que tenga que ser,
Seré, lo que me pidas tú, (pasate trayendo una pizza)
Amor, lo digo muy de veras, (ni modo que de mentiras)
Haz conmigo lo que quieras, (de reversa mami..., de reversa mami...)
Reina, esclava o mujer. (una manita de pintura a la casa no le caería mal)
Seré, tu amante o lo que tenga que ser, (llamá a mi jefe y decile que estoy enfermo)
Seré, lo que me pidas tú, (esto es lo que debo de tarjeta mirá)
Amor, lo digo muy de veras, (yo también, es un chingo de pisto y los intereses me están comiendo)
Haz conmigo lo que quieras, (qué tal si trabajás 50 años primero y yo el resto)
Reina, esclava o mujer, (si ya me measte, ahora cagame que me quiero morir hedionda)
Pero déjame, volver,
volver, contigo…

18 comentarios:

jorgeletona dijo...

Excelente don JP!

jorgeletona dijo...

¿Sabías que es una canción icono gay?

Victor R. dijo...

Buenisimo...!!
Te felicito JP..
Porque algunas mujeres cuando uno las trata bien como unas princesas no quieren, pero NO; machete quieren.

Miss Trudy dijo...

Juan Pablo ES un ícono gay! :o) Mi

rá que serás baboso JP, hoy si me hiciste reír pero ala gran, que pasión la tuya por las canciones melodramáticamente masoquistas y rezumando jarabe. Dizque te burlás de ellas pero yo se que en la soledad de tu cuarto, te ponés peluca (ya sea para parecere Dulce o José José) y a cantarlas todas frente al espejo del armario. Ya me contó la vecina que te espía por la ventana.

PROSÓDICA dijo...

bien, finalmente algo aventado!!jajaja.

Luego de la lectura me quedé pensando en lo mensa que es la tipa, tanta súplica da pereza, joder!!!. Yo me hubiera subido a la moto (como la canción aquélla de "súbete a mi moto...", ¿te acordás?), toco el timbre de la puerta, le doy un beso y ya de allí que me diga que no quiere volver jejejeje a ver qué tan cierto es.

Por un momento pensé que irías a poner algo así más pelado, más de antibiótico como "hacer el amor con otro" de Alejandra Guzmán jajaja.

Abrazos a granel.

Giovanni Aldana López dijo...

Vas afinando el arte mi querido JuanPa.. Para la maestría te encargo una de Marisela o de Chente.. aquella que dice acá entre nos.. Y si necesitás inspiración.. patrocina un pomo del siempre diligente Juanito Caminante... je je

Anónimo dijo...

Muy buen post, hasta me hiciste recordar mi triste niñez y también me recordé cuando nos conocimos en aquella barra de la discoteca de la zona viva y nos emborrachamos y me contaste que tenias ganas de salir del armario, porque ya no aguantabas tu doble vida y después nos fuimos al motel, te acordas que me prometiste llamarme y no lo hiciste pero no importa, porque ahora veo que ya te estas animando a salir del armario, por siempre tuyo….. :)

Ramón Ramos

David Lepe dijo...

Pobre Dulce.

Anónimo dijo...

''Porque algunas mujeres cuando uno las trata bien como unas princesas no quieren, pero NO; machete quieren''
-Victor R.-

¡MACHO y REMACHO!

Me causa muchísima gracia lo que escribís pero hoy si me sacó un tremenda carcajada Victor R.

Creo que tiene razón, ''Pegáme, matáme, pero por tu puta madre, NO ME DEJÉS''

Una fémina.

subcomandante dark side dijo...

Ulagran! yo que iba a sugerir esa canción, porque estando de compras en un centro comercial la escuche y pensé en que la calidad del señorito JP Dardón darían la talla. Masoquismo al millón de la tipa, vaá.
wuajajaja cuanto me reí ^^

MAGO dijo...

Excelente idea lo de la tarjeta jajajajaja, me llega lo del Motel de mi Alma...estuvo bueno el post

MarianoCantoral dijo...

TE INVITO A LEER UNA MI PROSA POÉTICA: "SEGURO SOCIAL"

www.masqexpreso.blogspot.com

SALUDOS

Moniquita dijo...

Mi querido JP, no había podido entrar a chequear esta nueva "serie", pero me parece GENIAL! jajajaja Uff, no pudiste haber escogido mejores canciones y mejores cantantes! jajaja Qué mate de risa!

Y como siempre... También un deleite leer los anónimos de la mara bracamontes! jajajaja Qué lujo tener ese poder en la mara vos! HA! :) Un abrazo! JP

Anónimo dijo...

Chavo, ya que estas dándole al recuerdo de la infancia creo que vale la pena hacer una nota del dúo más exitosos de nuestra infancia, Enrique y Ana, ícono de la infancia que todavía suena en las fiestas de nuestra generación, mis amigos y yo nos denominamos la banda de papel! Con eso te lo digo todo, cada vez que podemos la tocamos, la gozamos, la bailamos y la cantamos, jajaja sin connotación alguna más que disfrutar y recordar esos tiempos de pura y divertida inocencia.

AV

Moniquita dijo...

Otra cosa... No te olvidés de Camilo Sesto, por favor!!!!!!!!!! :)

Anónimo dijo...

MACHISMO PURO Y LLANO, VIL Y CRUEL!!! JA JA JA PERO ESO SI, UNA SE LAS SABE TODAS!!!! QUE TERRIBLE !!! ME GUSTA LO DE LA MOTO, O MEJOR DICHO HACER EL AMOR CON OTRO... JA JA JA

martin dijo...

¡¡Pero qué zorrita tan desagradable!! Cuanto más implora más ganas dan de mandarla de vuelta a la casa de los suegros.

Zully Lopez dijo...

una oda a las ardidas! como ahora estás "con esa" mejor dejame "Volver" ya me acordé que siempre no me quiero ir.....