martes, 15 de enero de 2008

EL NUEVO PRESIDENTE, NOTAS


Vivo a una cuadra del Palacio Nacional y ayer que llegué del trabajo fui a ver la toma de posesión de Colom a la Plaza de la Constitución. Como no tengo ganas de elaborar mucho, les transcribo mis notas mentales:


- Tráfico

- Gente, mucha gente.

- Bastantes policías y como cosa rara, amables.

- Entacuchados, mujeres vestidas con estolas y tacones por todos lados y con cara de importantes (o haciendose los...)

- Marimba y algunos bolos bailando solitos entre la gente.

- Palabras del pueblo Garífuna y Xinca, apenas como dos minutos cada uno.

- Palabras del pueblo Maya, interminables y pausadas, desesperaron al público y a uno de la tarima que estaba dormido.

- Desde los balcones del Palacio Nacional de la Cultura, invitados al cocktail miraban el espectáculo donde el pueblo aplaudía a cada cosa en el escenario. Los del balcón brindaban y señalaban a la masa.

- Closeups al presidente y a la primera dama (¿En qué se habrá fijado él, pregunto?)

- Críticas a los gobiernos anteriores menos al de Berger...

- Un palo volador.

- Problemas de sonido.

- Pancartas de la Fundación Marco Antonio para que les regresen el apoyo gubernamental.

- Amigos, comentarios ácidos inevitables, risas por lo bajo.

- Una pareja de la tercera edad con bandanas de la UNE en la cabeza, realmente tiernos y felices. Me contagiaron de su rostro feliz y claro, quise abrazarlos.

- Dos nenas bailan encima de una bocina.

- Los Tres Huitecos son un real cague de risa.

- Viento en Contra, buen sonido y buena atención de los asistentes.

- Una cerveza en el portalito.

- Fuegos pirotécnicos de color.

- La catedral con banderas rojas.

- Un "!Viva compañero Chavez!" perdido por allí.

- Maco Cerezo y su mamá Raquel, amables, analíticos y solitarios.

- Noche fresca como me gusta.

- La gente tiene realmente esperanza en este gobierno (¿Cuánto durará?)

- El representante del pueblo Maya al micrófono "... y que sea un presidente para todos, no títere de los empresarios", aplausos emocionados, rechiflas y gritos.

- Sonrisas por todos lados y personas amables, sonrientes, una fiesta.

- Los Toros Band!

- Carros y buses estacionados enfrente de mi apartamento.

- "Vuelve por favor te necesitoooooooo........ y tu eres mi destinoooooooooo......."

- Últimas bombas de colores a la una y media de la madrugada.
(FOTO DE ESTE PAIS.COM)

6 comentarios:

Cristian Mejia dijo...

Gracias por la descripcion, parece que ya empezo el conteo regresivo. Faltan 99 dias para ver un cambio por lo menos minimo, aunque solo queda el beneficio de la duda. Como somos de desmemoriados los guatemaltecos.

The Black Wizard dijo...

un cambio?? creo que la esperanza si esta puesta en la mesa, el problema es por cuanto tiempo, sera que realemnte merece el gobierno el beneficio de la duda, solo la historia lo dira. Fue una noche muy inusual en Guatemala, al menos en lo que tengo de vida jamas vi que fuera tan relevante o talvez no se le daba la relevancia que se le dio ayer, creo que fueron varios los factores que ayudaron a que todo fuera tan sorprendente. Saludos.

Chicaborges dijo...

Tu relato muy al estilo del Ulises describe el circo (sin carga peyorativa) de la investidura, entre discursos y nenas bailando en bocinas, la taberna con cerveza no puede faltar así como las personalidades de estola y tacuche. Yo creo que uno lo que tiene que hacer es seguir haciendo lo suyo. Los gobiernos van y vienen sin derjarnos mucho, más bien nos quitan como el caso de lo de la Fundación Marco Antonio.

Juan Pablo Dardón dijo...

CRISTIAN: Es cierto, si las cosas no cambian, o al menos no se mira un cambio pequeño pero sustancial en este gobierno en los primeros 100 días, ya sabemos que nos tocó pan con lo mismo de nuevo! Saludos y por cierto, buen blog el tuyo...

BLACK WIZARD: simon mano, a ver qué sucede porque de hecho desde ya la plataforma indígena está como la chingada con Colom por tener poca representatividad en este gobierno, y eso que lo apoyaron, según escribe Sam Colop hoy en Prensa Libre.

CHICABORGES: así es, nosotros a lo mismo de siempre, invariables en eso de la literatura. No hay duda. Pero como tu apuntas, cuando quitan apoyo a una institución que sí se hace labor, pues dan ganas como de metermes un soplamocos para que reaccionen. Saludos!

Herbert dijo...

Fijate que a mí me recordó bastante a la toma de posesión de Vinicio Cerezo al menos Vinicio caía bien, ojalá no haga las mismas, además que apropiado el brindis de atol (con el dedo) creo que nos esta dando un meta mensaje bien claro, premio a la honestidad por esa. Muy buena reseña para los que no estuvimos alli, Saludos.

Juan Pablo Dardón dijo...

Es cierto, el carisma del Nicho era contagiable, a ver cómo nos va con este elemento y cuánto le duran las ganas de hacer algo positivo porque para casacas, mejor nosotros, jajajaja.