jueves, 17 de junio de 2021

CARTA PARA UN JOVEN DE 20 AÑOS

A mí hijo Pablo José, para su cumpleaños 20.


Yo te conocí de niño pero tu no a mí
Y te vi serlo como ver crecer a un cerezo
Una vez hundí escarabajos en una alberca
Y aparecieron en tus manos ahogados
La gente me contaba que me vieron reír en tal lado
Pero era mi sombra pegada al piso de tu paso
Yo fui un niño solitario que buscaba encontrarte
Pero no era el tiempo de los juegos 
Escupí al piso y salieron bestias que me persiguieron
Nunca me alcanzaron y corriendo me hice hombre 
Y las bestias te encontraron 
Las bestias nacidas de mis entrañas y mis juegos 
Hubiéramos sido amigos de pequeños 
Y habríamos encontrado un río para lanzar las piedras
Y las horas 
Te vi crecer, dejar la infancia como se dejan los zapatos de crío
Y correr por un campo 
Un campo de yerba fragante y filosa que te cortó la vida
Pero eso, hijo, es rutina
Y allí vas enamorado y herido 
Que es el mismo corte de nuestro cuchillo.

2 comentarios:

Ana González Ewens dijo...

Los hijos son lo más maravilloso y doloroso que le puede pasar a uno, me llegó mucho tu carta a él. Un abrazo.

felix hugo zerpa dijo...

Palabras justas, nuestros hijos tengo seis tres mujeres y tres varones todos adultos y con familia mas nietos y nietas y la vida fluye a veces en torbellino otras como remanso no para sigue de eslabon en eslabon, eso somos y cada uno debe de ser lo mas fuerte que pueda, bendiciones y un fuerte abrazo !!!