domingo, 6 de enero de 2013

RETRATO INSTAGRAM: JOAQUIN ORELLANA


He aquí a un tipo entrado en años. Desaliñado y con ojos breves, casi cerrados, su rostro no es de un dipsómano - no se confunda - pero ese gesto semitorcido de la boca ofrece otra idea. No es otra cosa que una extensión más del desorden de su cabello.


Tiene camisa a cuadros que denotan varias lavadas a mano, casi perdido en el cuadro, un reloj Casio marca muchas horas con tres cambios de batería. 

Habla y pájaros roncos braman con una armonía digna e imprecisa que se cuela desde hace muchos años, desde que este tipo era un niño y escuchaba los sones del Niño Dios.

Los tararea lentamente y el bigote se mueve como una cortina, como barbas de ballena cantora. Y por detrás, esos instrumentos raros se agitan, ¿pueden verlo o es mi imaginación? Dos brillantes aureolas rectangulares flotan en el techo por este dos veces ángel: compositor y genio.

3 comentarios:

David Durán dijo...

Wow, cuesta imaginar que esa imagen corresponde al genio de la música no? Supongo que es marca de los gigantes del arte, su obra es tan magistral que sobrepasa nuestra imagen del hombre. Si Mozart se me pasa por la calle vestido de contemporáneo, jamás me la creería, al igual que el maestro Orellana.

Como siempre, tu cierre fue "epetacular", dos aureolas rectangulares.

Anónimo dijo...

Me encanto eso de las aureolas rectangulares.

Juan Pablo Dardón dijo...

Gracias David, muchos saludos amigo. Gracias anónimo, saludos para vos también.