miércoles, 20 de junio de 2012

NIHILISMO 101



La vida se ha reducido a esto. A ver quien mea por mí en la siguiente toma de muestras de la empresa para que no me echen como han amenazado algunas veces antes, todas las veces anteriores, siempre. Es meterse cocaína tres noches a la semana y cinco el día de pago. Es ver transitar las caras como un carrusel de fantasmas en la oficina, espectros que se quejan y relinchan o lloran y desaparecen con sus bocas contritas de dolor. Nada me cambia ni este mundo ni la violencia que tanto la busqué y nunca la encontré. Pero ahora me lleva de la mano por estos caminos gastados. Aquí huele a Sid Barret.

Tres divorcios y mi mejor amigo es mi abogado. Mi abogado que se ha cogido a mis tres ex para mejorar las condiciones de pago. Todas quieren que les de dinero a cambio del trato, del intrato sufrido, de la ausencia. Necesitan ser retribuidas de algo que no entienden y yo metido en la literatura como si no hubiera mañana y corrigiendo textos que no son míos y viendo la cara horrible de mal cogida de la secretaria, y peor aun, imaginándola como una futura esposa. Alguien a quien dañar.

La música me ha tomado de rehén. Cuando duermo lo hago escuchando boleros, lastimeros boleros de cuando vivía con la abuela y el abuelo ausente, puteando y borracho en las calles, y mi abuela acostada abrazada de un breve radio de transistores que susurraba boleros y dolientes canciones de desamor y la vieja lloraba (supongo) su maldición allí con un nieto de lentes que le daba morbo ver la carne colgada de la carnicería.

Cuando duermo boleros, cuando me despierto rock, cuando voy al trabajo rock, cuando trabajo rock, cuando regreso rock, cuando chupo rock, cuando estrello vasos en la calle soy el rock. Eso me va a llevar a la tumba, la estridencia, la mala voz. Todo. Hice de todo y no serví de nada. Ayer un marero me quiso asaltar y me ayudó con dos quetzales para el pan. Le doy lástima a los ladrones, yo debería ser sujeto de campaña política.

“Miren a esta mierda”, y me suben a la tarima. “¿No les da pena ver el estado de un cualquiera sacado de la calle? Miren cómo se viste, miren los ojos inyectados de sangre, miren ese aliento a licor, los dedos amarillos de tabaco y el cincho flojo de la desnutrición. Mírenlo.” Y la gente estúpida comiéndose un sándwich mientras me mira con el hocico lleno y sorbe fresco directamente de una bolsa sucia.

Me bajo y me dan Q500 para que me vaya y hasta el otro fin de semana y me alcanza para cuatro colmillos y un pulmón. La vida seguirá dura, insoportable, mientras corrijo lo incorregible: cómo escriben los periodistas de este maldito país.

9 comentarios:

Axolotl dijo...

Qué buen texto.

Juan Pablo Dardón dijo...

Gracias por la visita Axolotl ;)

Melvin Quijivix Vega dijo...

Miren esa mierda... me recordo a un cuate que se fue mojado a EEUU y logro el sueño americano, comer hamburguesas y conseguir el status quop de obesidad morbida..


orales...

Juan Pablo Dardón dijo...

Horrible, yo tengo otro amigo que se fue a estados unidos y consiguió el status de huevón profesional. Creo que ya sabes quién es jajaja

Melvin Quijivix Vega dijo...

creo que es el mismo!

Colibrí de Agua dijo...

Va... es así la descripción, de la rutina y los callejones de insatisfacción, las ratas que nos habitan por encima y por dentro, haciendo carreritas por el gallito en shooping. Los teatritos de papel, cartón y plástico que nos inventamos poniendoles nombres del calibre de: "política, libre empresa, economía, periodismo y rectitud moral" ... imagínate eso.

pero en fin, gracias por el texto (corregido o sin) y me abrió los ojos de un nuevo nicho laboral; ejemplos de mitines para componer lo que nunca ha estado bien por los mismos políticos de turno JAJAJAJA ¡¡¡A ver que se inventarían conmigo!!!! mandaré C.V.

Gracias J.P.

un abrazo
Noviembre
expedicionsintagma.blogspot.com

Juan Pablo Dardón dijo...

Estimado Colibrí, seguro encontrarás en ese nicho un espacio para ser personaje. Te agradezco la lectura y seguimos en contacto, visitaré tu blog ;)

Pascual dijo...

Me gustó, llegué aquí de coincidencia, buscando "nihilismo 101" en google.

Juan Pablo Dardón dijo...

Bienvenido entonces Pascual, esta es tu casa.