martes, 1 de marzo de 2011

LA HISTORIA DE FE DE RATA

No había tomado en cuenta que este experimento, el de Fe de Rata, inició hace ya más de seis años en Siglo Veintiuno, uno de los diarios más importantes de Guatemala.

Bueno, ahora que estrenan rediseño se llama Siglo21 y aprovecho la mención para felicitar a mi siempre entrañable amigo Luis Villacinda por la labor de hormiga en crear escuela en diseño editorial.

Conjuntamente a Alejandro Azurdia, ilustrador senior del diario, han ganado hace un par de días el II Premio Bid_10 que premia lo mejor en diseño iberoamericano. Bravo por los dos amigos tomadores de licor de arroz.

Bueno, pero ya me desvié del tema, la cosa es que Fe de Rata, antes de ser un blog era una columna variopinta que se publicaba en dicho rotativo en la sección cultural.

Luego que me despidieron del periódico por diferencias irreconciliables con el aspirante a Torquemada que teníamos por director en ese entonces (lean la columna que ilustra esta nota para imaginarse que se le torció la cara y casi le da coma diabético por el tema, jejeje), fue que la columna pasó a engrosar filas y bytes en la web.

Soy un descuidado en materia de guardar lo que escribo y publico, nunca he tenido la costumbre de llevar un archivo personal de mis entrevistas, reportajes, artículos, columnas de opinión, notas periodísticas en los diarios y revistas para los cuales he colaborado. Ni los de mi autoría ni los que tratan sobre mí.

Siendo yo editor en aquel entonces de la multipremiada Monitor, jamás me tomé la molestia de guardar las publicaciones para demostrarle a mis nietos que ese viejo chocho no solamente se dedicó a mujerear y a aullarle a la noche.

A duras penas guardo una copia de mi segundo libro publicado y del cuarto. El primero fue un encargo para una empresa multinacional y jamás me molesté en pedir una copia, afortunadamente el tercero, es digital y pueden descargarlo en la columna a la derecha, se llama Los Poemas de Sam.

Así que comprenderán mi sorpresa cuando en un folder escondido entre una pila de libros encontré algunas de mis columnas que fueron el génesis de este espacio que ahora ustedes leen en la web y que gentilmente, han convertido en el más visitado en su especie en Guatemala.

Durante los siguientes días estaré subiendo los recortes para que tengan oportunidad de volver a leer las columnas de ese entonces, o para que las conozcan si se las perdieron, que creo es lo más seguro. Esta fue publicada el 7 de Julio de 2005. Hagan click en la imagen para leerla en grande.

2 comentarios:

Duffboy dijo...

Recuerdo tu columna y cómo olvidar Monitor. Grandes tiempos aquellos. Hay cierta dignidad en ser despedido, Juan Pablo. Tendré que casaquear con vos respecto de una experiencia reciente en otro diario nacional.

P.D. Hay que guardar las chivas. Yo tengo mi colección de Monitor, cuando querrás copias de tu chance :)

Eny Roland Hernández Javier dijo...

¡Alagran! Que buen post, creo que ese artículo me hubiera caido muy bien para la autoestima leerlo hace 6 años.
Felicitaciones y seguí escribiendo.