sábado, 20 de febrero de 2010

FIEBRE DE SÁBADO POR LA NOCHE

Es sábado y trabajo. Antes yo era una bestia de fiesta, un rumiante social de noches y perfume. Cada día seis era luna llena y salía con la manada de caza. De historias, noche, experiencias. Lo que fuera.

La vida era buena y lo sigue siendo. Poco a poco regreso a los libros como quien no quiere la cosa. Una hoja aquí y otra allá. Irresponsable con mis lecturas como siempre. Pero eso de tomarme la literatura en serio, me cuesta tanto como no recordar cosas a cada instante.

Son las ocho de la noche y en el taller se escucha a Rocío Durcal cantando La gata bajo la lluvia. Anoche la esposa del fresador, un chico de 22 años le abandonó. No vino a trabajar hoy supongo que está tomando hasta ver caer negro. El luto a como de lugar. El lunes como si nada.

Estoy en un área industrial de la ciudad y la cantina de esquina reboza de operarios sonrientes y composturas de la realidad social. Allí canjean la mitad de su sueldo por licor y la otra, será robada por los de la mesa callada que sólo observan hablando entre ellos con los ojos.

Cada quien caza como puede. Espero que las historias de lunes no traigan a los buitres de la muerte. Ya mucho pesa perder a los que queremos, simplemente por la culpa de ser nosotros y a pesar de los esfuerzos de superarnos. Pero nunca he visto a una barrera saltarse a sí misma.

Esta ley de la selva, no me acostumbro.

5 comentarios:

A las sábado, febrero 20, 2010 6:08:00 p. m. , Blogger MarianoCantoral ha dicho...

Esta es la ley que nos rige a todos. cazar, ser cazados, comprar, ser comprados, fabricar, ser fabricados, moldear, ser moldeados, entre tornos y fresadoras.

 
A las sábado, febrero 20, 2010 8:56:00 p. m. , Blogger Miss Trudy ha dicho...

Vos leo esto mientras me estallan las rodillas y los tobillos del dolor de tanto bailar. Una fiesta espectacular, baile desde el mediodia hasta entrada la noche y nunca pararon de pasar buen licor y toneladas de deliciosa comida. Dándote carita, nomás. Pero buen, ya en serio, como siempre me encantan tus "slice of life stories" por que lo hacés tan bien que uno puede ver y oir lo que estás describiendo. Que bueno que regresas a los libros, estoy muy interesada de ver como crecés como escritor y que otras cosas nos irás presentando en el futuro. Un abrazote. Y ahora, por mis aspirinas para el dolor de huesos ...

 
A las domingo, febrero 21, 2010 6:53:00 p. m. , Blogger Alex SP ha dicho...

Que cierto!!, que acertado!!, así es la vida en el tropico!!...te va lo de poeta ecléctico, que buena inspiración!! Slds.

 
A las domingo, febrero 21, 2010 9:34:00 p. m. , Blogger Lourdes ha dicho...

Bravooooo, xq tenemos q caer en esa dinámica por nuestra propia voluntad, como q algo nos hiciera falta y pretendemos llenarlo con ello o realmente llenamos nuestra alma con una buena parrandeada.- Escape de los problemas q nos acosan sin soluciones faciles....? Sea lo q sea nadie me puede negar q de las grandes parrandeadas siempre hay gratos recuerdos, aventuras q jamas volveremos a vivir más cuando nos metemos a otras responsabilidades.
Por eso a parrandearrrrrr se ha dichooooooo!!!!

Jajajaja

Creo q como en todo tienes q buscar el equilibrio, no puedes vivir con los extremos, por eso usa el día para leer y la noche para parrandear ;) pero eso si todo con medida, de los excesos se aprovechan los más píos.

 
A las lunes, febrero 22, 2010 11:02:00 a. m. , Blogger André ha dicho...

Qué bueno ese último párrafo vos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal