martes, 28 de abril de 2009

ADIÓS CENTRO HISTÓRICO (CHAU, CHAU, CARIÑO CHAU)

Estoy regresando de unos días de asueto de Fe de Rata. Luego de la Semana Santa recibí varias noticias que me impidieron actualizar tanto como a mí me gusta esta columna. Una de ellas, acaso la más importante, es que conseguí una casita en los suburbios de la ciudad y tuve que acelerar mi partida de la zona 1.

(Antes de cualquier cosa... mi nuevo header es cortesía de Súa Ágape, una talentosa ilustradora, me hizo una caricatura que no la encuentro, pero cuando lo haga, la coloco. Muchas gracias querida amiga! Visiten su blog AQUI).

Para ser sincero, pensé que viviría toda mi vida en el Centro Histórico. Es que es tan chic. La pulcritud de sus calles, los amables carteristas, la piratería y el arte (¿sinónimos?), los bares, sus limpios baños, la amabilidad de los policías, los talentosos artistas, esos divertidos borrachitos, los agentes de turismo que se visten de mujer, políticos degustando una cervecita con el pueblo y bueno, no sigo porque puedo dar una falsa impresión a los que me leen de otros países.

Viví durante cinco años en esta zona donde me cambié de casa tres veces. El Centro Histórico es el corazón de Guatemala, de acá se bombea la buena vibra y la mala sangre a todo el país y es un raro honor haber sido una célula de esto.

Sin duda, es una de las zonas más cotizadas para todos aquellos que quieren estar cerca de la crema y nata del quehacer cultural nacional. Todas las disciplinas confluyen en estas calles donde una amalgama espera como cantos de sirenas a todos los Ulises perdidos que andamos en el mundo.

El artista vive creando una retórica de excentricidad sui generis. Inventa maneras de hablar, de andar, de vestirse, de conducirse, que tomando un poco de distancia, realmente da risa. Los gremios se conocen por las manadas en que pastan-beben en los bares: artes escénicas, plástica, y no podían faltar, los escritores, entre muchos otros.

El Centro es un ente que soporta un montón de castas que a primera vista parecieran completamente ajenas unas de las otras, pero que son complementarias. Simbióticas. Los comerciantes informales que sobreviven al día, los políticos que piensan hacer algo para el país pero realmente trabajan por intereses personales, los artistas que piensan que vivir o trabajar desde el centro los acerca a la realidad, a su gente; mientras que al común de los mortales le vale verga todo lo que los artistas y políticos hacen.

En fin. Vivir allí es forjarse a fuego en la patria de la paciencia y la tolerancia. A los que odian el tráfico, no pueden estar allí, los homofóbicos, menos, los que aman los baños limpios, los que aborrecen a los evangélicos cantacoritos, a los católicos forjalfombras, a los mayistas, a los manifestantes de muladas, a los que se toman en serio los anuncios de la piratería, y un largo etcétera.

Encontré la felicidad aquí, en el Centro. Fui inmensamente feliz en esta ciudad. Luego fui completamente triste. Hay tanto que dejo acá que no me da pena, pero al mismo tiempo, animal de costumbres que soy, no quiero cambiar.

Sirva este inconexo texto como homenaje a todas aquellas personas y lugares que hicieron de mi estancia en esta zona un caudal de historias que actualmente se aglutinan en un largo texto novelado, que ojalá no me termine derrotando como lo hizo el halo naranja de la noche de estos barrios.

Así que antes de convertirme en un turista del Centro, mis últimas palabras como local:

- Adiós travestis de cuerpo de perro parado en dos patas.
- Rockeros soñando conquistar el mundo con... ¿rock?
- Diputados que buscaron mi voto para el listado nacional... y lo obtuvieron.
- Poetas contestatarios por no tener paz... ni pisto.
- Bellas bailarinas de ballet borrachas tiradas en la calle.
- Hiphoperos mareros.
- Periodistas alegones por todo esperando ser los voceros del siguiente gobierno.
- Oenegeros con sueños hermosos como sus todoterreno BMW X5.
- Artistas plásticos tan identificados con el pueblo... que se vuelven ladrones.
- Burócratas que cambian el sistema desde sus Olivetti M40.
- Escritores tan talentosos... sin comentarios.
- Periodistas culturales tan desactualizados que piensan que son los mejores.
- El maldito vendedor de juegos piratas que nunca me funcionaron.
- Las mucamas bailarinas de cumbia dominguera.
- Esos que brindan conmigo y luego escriben anónimos.
- La profunda amistad de unos vagos de la esquina basada en la lástima.
- Los taxistas vendedores de cocaína.
- Bares gay tan alegres que simulan el infierno... o el cielo.
- La vez que casi nos corren unos playeras negras por llegar de saco y corbata al Valhala.
- Buscandole amor a Estuardo Prado en la 17 calle.
- Tardes mirando piratería para no verme a mí mismo derrotado y desempleado.
- Campanas de las seis de la tarde.
- Monitor y mi gente del Siglo.
- Tacos del conservatorio.
- Ceviches y mochilas.
- Calles oscilantes cuando éramos perros sin dueño mis amigos y yo.
- Cineastas llorando por lo caro que es hacer cine en Guate (¿y por qué no se dedican a otra mierda, pué?)
- Los gritos de gente desesperada en las noches por drogas o amor.
- Trovadores sacabostezos.
- DJ´s muerte al baile.
- Feministas tan feas y desaliñadas que dan ganas de sacarse los ojos.
- El olor de la sección de flores del mercado central.
- Refrescos de la Refresquería El Divino Rostro.
- Cooperantes mayas.
- Mayas europeizados.
- Riquillos haciendo turismo extremo por el pasaje Aycinena.
- Cenar a puras bocas en el Granada o El Portalito.
- Bad Attitude, Black and White, Sabina, Europa, 100 Puercas, El Canoso y el mejor de todos, El Agapito.
- Esa dura intensidad de Cristina y que tanta falta me hace la cachorra, desde que la perdí, me perdí.
- La locura de esos años forever gone...

42 comentarios:

Miss Trudy dijo...

Excelente!

Alfonso dijo...

(snif) duele

Alfonso dijo...

(el snif no tiene que ver con mercancía de ningun taxista)

Mario Cordero dijo...

-El barbero de "El Pompadour", que ya nadie se anima a cortarse el pelo con él, y vende lotería para sobrevivir.
-Los parlanchines cuidacarros, que intentan ser tus amigos.
-Sobre todo, el cuidacarros del pasaje Aycinena que se vestía de policía (para generar confianza).
-El olor a tortillas de las pocas tortillerías que aún quedan.
-Las bandadas de instituteros buscando vergazos.
-Los tragafuegos, malabaristas, merolicos y simples pidones.
-Los helados de aguacate.
-Las ventas esotéricas del mercado central.
-Los orines de detrás de la Catedral.
-La señora que, para pedir dinero, enseña el testículo con hernia de su niño.
-Los comedores que venden cerveza en tazas de café (para disimular).
-La champa de los ex trabajadores del Agua Pura Salvavidas, en pleno parque central.
-Los lustradores, que se burlan de uno, y en tu cara, hablándose en quiché entre ellos.
-El Centro Histórico, a las siete de la noche, cuando ya no hay Sol sin capa de ozono, con las oficinas del Estado cerradas, y las ventas callejeras empezando a irse.

Me gusta cuando usas este tono en tu escritura; te va más que cuando escribís a sucesos violentos.

Un abrazo y suerte con tu nueva casa.

Anónimo dijo...

Sht, donde ese famoso Agapito?????
Pase el chivo mano, no sea egoista!!!!!

Duchessa di Lossi dijo...

Suerte en tu nueva casa!! :)

CHC dijo...

Siempre que entro siempre hay nuevas cosas por aca, vos. Chilero. Bienvenido a tu nueva vida suburbana.

Un abrazo.

Sandra dijo...

JuanPa bienvenido a la aburrida vida en las colonias de la ciudad jeje, la zona 1 siempre me a atraido, es ta no se tan diferente a todos lados, exito en tu nueva casa.

jorgeletona dijo...

Ouch! Y que buena te la echaste! Éxitos en la nueva senda.

Ambush Studio dijo...

Ojalá los suburbios no lo cambien JP!

Mmm, lo bueno es que en los suburbios también hay cerveza y refrigeradoras para que deje convenientemente localizada su billetera, un abrazo!

Lunatika Lu León dijo...

la evolución... El devenir... jeje periodistas, jajajaja tan cierto vos, los nacionales, los culturales... jajaja :D
La gente de Monitor y Siglo, buena gente esa verdad? :P
Un abrazo! Hay avisa pa la inauguración de la jaus pue!

::Pablo Gaitan:: dijo...

Ya lo decis vos...

'Encontré la felicidad aquí, en el Centro...'

dificil de allar en otros sitios, suerte en nueva selva se cemento maestro... pilas con el trafico.

Flashvio dijo...

Vaya si no es una Polaroid de nuestra ciudad, en 5 años conociste de la cultura Guatemalteca lo que a algunos nos puede llevar toda una vida. Gracias por compartir tus vivencias.

Regina dijo...

Nuevos cambios es algo bueno, y una nueva casa lo mejor para espantar malas vibras y recrear nuevas ilusiones, saludos, felicidades por este cambio de ambiente.

Anónimo dijo...

Buenísimo !!!
Felicidades, ahora sentirás más rico visitar la zona 1 ... estarás más lejos de tu domicilio, pero seguirás sintiéndote como en casa.
Saludos,
YT

Carlos Guzmán dijo...

Excelente descripción de la linda zona 1!!!

Riquillos haciendo turismo extremo, Oenegeros con BMW´s que quieren cambiar el mundo, Poetas pelados, taxistas que venden perico, el maldito valhalla y las cenas con boquitas en el portal!

Piedrito Tercero dijo...

LUTO TOTAL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! EL CENTRO PIERDE A SU MAS DE AWEBO CRONISTA, HARAS FALTA POR ESTOS LADOS SEÑOR DE LAS RATAS CREYENTES, ESTA ES TU CASA VISITANOS O DECINOS DONDE QUEDA ESE AGAPITO????? HAHAHAHAHAA!

Anónimo dijo...

kool cabecera

LuisRo (P*!!!) dijo...

Salú!!! siempre lo he dicho! vivan esos años maravillosos...

Evelyn dijo...

Hace pocas semanas que me hice fan de FE DE RATA, increible tu manera de transmitir todos esos sentimientos e ideas, verdadermente mis respetos...que vivencias, que vida...saludos

Anónimo dijo...

Master entonces hay fiesta pendiente!

Sanchez.

Anónimo dijo...

De lo mejor que le he leído últimamente...
De cualquier forma, la ciudad de Guatemala está plagada de organismos simbiontes que se alimentan de las frustraciones o los triufos de sus dispares. Somos un ecosistema maravilloso burlado por la tiranía de las clases sociales.
Suerte en el nuevo hogar!

David Lepe dijo...

Que te vaya bonito, amigo.
hoy sí te pasate llevando la cabeza de varios, con este texto. Saludos.

Anónimo dijo...

que bueno te vas a la verga

Fran dijo...

chau chau chauuuuuuu
(tinelli dixit)

Cris Tokoloshe dijo...

pues bienvenido a las angostas, mal urbanizadas y lejanas afueras de la ciudad, donde la garita de seguridad es norma y no se salva nadie de las 2 horas de trafico.

Que bien leer algo tuyo otra vez mano, suerte y felicitaciones.

el Kontra dijo...

"- La locura de esos años forever gone..."

Solo los recuerdos quedan master, buena suerte en la nueva morada, saludos!

el VERDE !!! dijo...

Y cuando JP se mudó... el Centro Histórico seguía allí. Ánimo Juan Pablo, hay vida más allá de la amalgama (melcocha diría yo) que ofrece la zona 1, jeje.

Saludos !!!

Súa Agapé dijo...

Gracias a ti! =)

Súa Agapé dijo...

Gracias a ti! =)

Xander dijo...

Los empleados del Café León que te hacen caras a las seis de la tarde porque ya es hora de cerrar.

Los cantantes del domingo en el Cerrito del Centro con sus melancólicas y hermosas canciones.

Los evangélicos de los domingos con su música estridente en la concha del Parque Central.

El saxofonista ciego y la mujer ciega que toca el acordeón en las aceras.

Las procesiones inesperádas que te frustran los planes porque el altísimo quiere tomar sol.

Los vendedores de dólares en la 7ma. Avenida, qué te levantan la moral al ofrecerte cambio de quetzales.

Las ventas de chuchitos, molletes, garnachas y ponche de leche con pikete en noviembre de Santo Domingo.

La vendedora de inciensos en Las Cienpuertas.

Los estudiantes del San Sebastián tan chulos los patojos en su traje de gala!

Las barra del cafetalito que da hacia las ventanas que te deja observar por un momento la vida de los transeúntes sin la paranoía que te asalten.

Las maquinitas de los cápitol y la Plaza Vivar.

Los billares de mala muerte escondidos entre las calles y avenidas.

Las estudiantes del Sagrado, Belga, Francés, Santa Mónica, Comercial Guatemalteco, Tan católicas y pícaras a la vez.

Las calles iluminadas de la Sexta y Séptima después de la lluvia en la noche con ese color naranja dorado.

Tanta vida y tan poco que dura, muy bueno tu blog!
Salú!

lu! dijo...

huy que rica la zona 1! pero me gusta pasar por ella imaginado como fue antes! uffaaa era linda va?

saluditos pues, y exitos.

lu!

MarianoCantoral dijo...

Te invito a checar mi nuevo rollo-blog, una crónica que se irá reconstruyendo cada lunes, sobre el hastío después del ocio..."LUNES", EL PRIMER POST (INAUGURAL, AZAAA NO PS) HOY DESPUÉS DE LAS 6:PM...

http://lunestart.blogspot.com/

tH3 j0K3r dijo...

a ver si te veo en alguna de tus visitas por aca entonces, en cambio yo estoy de regreso en la zona 1 desde hace ya un mes

es unica la zona 1, la aventura en sus calles

gabrielWoltke dijo...

puta que huevos mano, vos iendote y yo empezando a buscar apartamento, prometo tomar tu lista y seguir con las debidas precauciones.

saludos men

Anónimo dijo...

qué bueno que te vas a la verga, cerote, ya nos tenés hartos con tu visión tan pura mierda de la vida...

yeah, al fin sentí que es ser un anónimo tuyo jajaja abrazote rex,

julito serrano

Anónimo dijo...

sI, LA LIBRERIA SOL Y LUNA, PEÑALBA, Y MUCHOS OTROS LUGARCILLOS SE HAN IDO ANTES QUE VOS, YO NO SE PARA QUE LOS ESCRITORES BUSCAN LA ZONA UNO, SI EN LA ZONA CINCO ESTA EL PEX, EN LA ZONA 12 EL ROYO Y EN LA DIEZYOCHO LA MERA MELCOCHA PARA LOS CUENTOS DE PAYERAS Y LAS DEPRESIONES TUYAS, PORQUE SE VAN A LA UNO SI EN LA DIEZ, EN LA TRECE Y EN LA ONCE ESTA QUE HIERVE DE PUTAS Y MARICONES, DE DROGOS Y VIEJAS CUENTA CUENTOS, SALUDOS RES, SOY OTRA VEZ EL JULITO SERRA-ANO.

Anónimo dijo...

nel yo digo mejor que nos quedemos todos en la zona uno y exilemos al resto de no iluminados de la zona 1 nosotros hariamos aqui una zona de escritores bonitos que se visten de paca pretendiendo usar versache y hablar que venimos de abajo y viajas por todo el mundo presentando nuestros libritos como si fueran la solucion a la literatura cuando la solucion es que nos quedemos todos en el centro y armemos un grupito de caza incautos y escribimos en ingles en el jeisbuc y la hacemos de reporteros en mexico buscando la tos de cerdo cuando nos gusta este chikero... y yo si soy el mero julio ver-ano

luis dijo...

Ah, yo trabajé allí un par de años, y sí: es odio y es amor lo que uno siente por el centro. Éxitos en el nuevo changarro urbanizado man.

Duff

alejandro marré dijo...

Maestro!!! Hay que hacer un asentamiento allá en Alaska, pegadito a Xela. Montamos una fábrica de guaro clandestino y nos hacemos millonarios, jajaja!!!
Si las Urbes nos abandonan, tenemos que inventarnos nuevas Urbes. Y si no retomamos 4 grados norte jajajaj!!! Un abrazo!

Leslie Ortega dijo...

Dolores compartidos....


Calles compartidas que están llenas de muchas corazonadas de nuestros compañer@s.....

Un fuerte abrazo

Leslie Ortega

Reddie dijo...

el Centro Historico, un espacio tan lleno de arte, de espacios divertidos, y de gente que no se encuentra en otro lado... ahora vienen los de la muni a "rescatarlo" de la "podredumbre" en la que esta sumergido... van a ser los de cuerpo de perro los que se los van a llevar para no dejarlos actuar en contra de lo que ahora es su hogar :P... muy buen blog me encanto este post... fiel enamorada del Centro Historico