miércoles, 9 de julio de 2008

GONZO: LA VIDA DE H. S. THOMPSON LLEVADA AL CINE



Si alguien me hizo ver que el camino del periodismo estaba equivocado fue el doctor Hunter Stockton Thompson. Si luego de leerlo supe que lo que yo hacía estaba malo, fue el doctor Gonzo. Si luego de leerlo supe que nunca, nunca mi visión del mundo sería conformista fue el doctor H. S. Thompson.

Lo sé, lo sé. Digan lo que quieran "ay ya Juan Pablo... otra vez con lo mismo?", pues sí. Y qué pisados. El asunto es que este señor, maestro de lo incorrecto, es una parada necesaria para aquellos que piensan ser periodistas en serio. Es decir, un título te consigue el trabajo, pero no te saca de la mediocridad. Y buena parte de los periodistas que conozco son mediocres graduados que piensan que una vez tocan suelo del estrado de graduación, nunca más tienen que volver a leer. O pensar.

De por sí el medio de la comunicación es un atajo de seudo estrellitas que piensan que porque les saluden en cocteles, son buenos en lo que hacen. Pues no. El acomodo de un puesto no es ser bueno en un trabajo (¿verdad que sí periodismo cultural nacional?). Sin ir tan lejos, ¿cuándo fue la última vez que leyeron algo realmente interesante en un periódico local? ¿Un reportaje digno de Etiqueta Negra? Y hecho en Guatemala, claro, no bajado de internet o de los servicios noticiosos...

En fin. Don doctor HST plantea que el periodismo es acción, pero dirigida, es decir, salir a reportear es ser un "notero" de informes, un simple canal. Para leer eso mejor me masturbo. Lo contrario sucede con el análisis de una historia, el planteamiento de contar algo y contarlo bien. Conmover desde lo cotidiano, no desde el hecho amarillo. Y demostrar que la realidad es tan absurda como un viaje de ácido, y provocar a la realidad, meterle el palo en el hormiguero, azuzar al panal.

La dinámica de este señor, víctima de su tiempo en cuestión de drogas pero ágil como una gacela... en drogas, se trasluce en una obra documental de campañas republicanas y demócratas, asesinatos políticos en la convulsa Los Ángeles de 1970, masacres universitarias, guerras, fenómenos culturales y sociales como los hippies y los Ángeles del Infierno... (la banda motorizada claro, no los metaleros españoles) y un abuso constante de la anarquía, las armas y la maravillosa libertad que sólo existe en un maravilloso y complejo país como Estados Unidos.

Sí, táchenme de lo que quieran... pero sólo allí estaban las condiciones para que este señor creciara así de fecundo y loco. Amo la literatura gringa porque tiene la capacidad de reirse de sí misma, de verse y hacer un chiste de eso que les corroe. Si Thompson hubiera vivido en Latinoamerérica, por ejemplo, fuera un desaparecido político. La tolerancia nuestra a la libre expresión, como cultura, es un chupacabras.

En fin, si quieren saber más, investiguen, he hecho una infinidad de textos sobre este señor y ya me cansé de decir lo bueno que es.

Este documental de su vida, llamado Gonzo, en honor a su género literario-periodístico, es dirigido por Alex Gibney (Oscar 2008 por Taxi to the Dark Side, documental), tiene apariciones de políticos amigos y enemigos, otra del fantático escritor, periodista y favorito mío también Tom Wolfe y narrado por su amigo y patrocinador de su funeral, Johnny Depp, quien empieza leyendo este párrafo del doctor Hunter Stockton Thompson:

"The Edge... there is no honest way to explain it because the only people who really know where it is, are the ones who have gone over".

Y me pregunto... ¿por qué le pusieron ese nombre tan feo al doc?

7 comentarios:

A las jueves, julio 10, 2008 9:35:00 a. m. , Blogger Lunatika ha dicho...

Los reporteros, claro, no todos pero sí la gran mayoría, se aferran a una forma de trabajar, de transcribir los datos y a ufanarse de cuántos contactos hay en su libreta. Fuentes que sólo a ellos les contestan.
Luego, la nota, es historia de ayer. Las primeras planas son para notas que aunque las quieran hacer pasar como grandes historias, solo son escándalos de los que después se retractan los magistrados del TSE. Pero qué pasa con el resto de guatemaltecos, que solo aparecen en una nota si han sido víctimas de la delincuencia... SOn solo una estadística.
Claro, como reporter@ en un medio tenés que seguir instrucciones pero a la vez te convertís en un instrumeno para reportear notas que le afectan a "X" inversionista del periódico. Al final del día, el medio se convirtió en una simple maquila.
En fin... He buscado libros de H. Thompson acá en Guate pero no he encontrado...

 
A las jueves, julio 10, 2008 10:09:00 a. m. , Blogger Juan Pablo Dardón ha dicho...

Muy cierto Lunatika. En Sophos y en Artemis puedes encontrar algunas traducciones muy malas, españolas, con todo ese léxico tan ajeno como "polla", "gilipollas", "cañas", si soportas leer un texto así, adelante. Te los recomiendo en inglés. Buceando en Antigua me hice de una bonita colección de Thompson en su idioma natal. Un abrazo!

 
A las jueves, julio 10, 2008 1:44:00 p. m. , Blogger El Vigilante ha dicho...

Vamos a tener que ir a la Antigua a buscar los libros de Mr Thompson. Yo lo conocí en sus textos de la Rolling Stone y viendo esa maravillosa pelicula de Fear and Loathing in Las Vegas. Mr. Dardón está regresando al lado oscuro. Yeah baby welcome back. Puta vos hasta aquí me salpicó la sangre de Fidel, Gabriel y JBW que andan por allí. Salud.

 
A las jueves, julio 10, 2008 1:44:00 p. m. , Blogger El Vigilante ha dicho...

Vamos a tener que ir a la Antigua a buscar los libros de Mr Thompson. Yo lo conocí en sus textos de la Rolling Stone y viendo esa maravillosa pelicula de Fear and Loathing in Las Vegas. Mr. Dardón está regresando al lado oscuro. Yeah baby welcome back. Puta vos hasta aquí me salpicó la sangre de Fidel, Gabriel y JBW que andan por allí. Salud.

 
A las jueves, julio 10, 2008 2:31:00 p. m. , Blogger Andrea ha dicho...

¿Cuál periodismo cultural nacional? ¿de verdad, tal cosa existe?

 
A las jueves, julio 10, 2008 5:01:00 p. m. , Blogger Henoc ha dicho...

Buen post compadre, no conozco a Thompson y mi casi-irracional-muy- visceral odio a los gringos me deja creerte la mitad sobre que su sociedad es capaz de reírse de sí mismo vía la literatura, pienso en un país que peor que este, no es que no lea, sino que lee solo basura de consumo. Mano, pero esa tu elocuencia con la que hablás del autro, puta, me emparenta inmediatamente con lo que me gustaría decir a mí sobre mis admirados héroes. Tengo ganas de leer a Thompson.

 
A las viernes, julio 11, 2008 8:37:00 a. m. , Blogger Juan Pablo Dardón ha dicho...

VIGILANTE: jajaja, pues no iba directo contra la terna cultural de Siglo Veintiuno, sino de todos, El Periódico, S21 y Prensa Libre. Qué también hay que hablar lo que es, Fidel hizo un excelente trabajo con la semblanza de Alan Mills hace unos días.

ANDREA: mmm, es cierto, de hecho en las cátedras universitarias ni se toca el tema. No se promueve como opción profesional. Sólo eso, hacer notas...

HENOC: ulugrún, aguas con el hígado mano! Lo que los gobernantes hacen no representa a un pueblo. Es como decir que gracias a Rios Montt en Guatemala quisimos exterminar al pueblo Maya, o que somos ladrones impunes como Portillo. Te aconsejo que lo busqués en internet para aproximarte a él y ya luego le entrés a los libros. Saludos mano y seguimos en contacto!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal