lunes, 7 de mayo de 2007

EL INSOMNIO

Llámele cansancio pero me está siendo muy difícil dormir. Me he estado convirtiendo en un adicto de la televisión porque su arrullo me lanza a la cama y me tumba los párpados.
Seguramente hay algo de conciencia involucrada, o posiblemente los años de fiesta dura y abuso de sustancias. La sicóloga dice que sea un probable regreso inconsciente al desvelo.
Siempre lo quise de adolescente porque así podría leer más. Ten cuidado con lo que pides, Juan Pablo.

1 comentario:

Pablo Bromo dijo...

Totalmente de acuerdo... lo cabronsísimo es cuando salís a la calle a esas horas a buscar desconocidos amigos insomníacos que tratan también, de conciliar el sueño...

Abrazo ante meridiem, P.