viernes, 5 de agosto de 2022

ESA AGUA NARANJA

Foto: newyorkfood


Llamo a mi madre para saludarla y me comenta que está en el campo
Pero le he llamado al teléfono de la casa, pienso
Y decido ir a verla para comprobar que no se ha teletransportado
Ella tiene la casa desordenada y por casa me refiero a su mente
Los muebles están por doquier y miles de fotografìas flotan
Son la parvada lenta de la desmemoria
Vivo enfrente de la casa de mi madre y llego en minutos
Ella ve televisión y está frenética, parada frente a la gran pantalla
Mira un documental de un lugar que ella visitó de niña primero
Y luego, cuando nosotros éramos niños y vivíamos todos juntos sin saber
La tragedia de los años que vendrían
Mire esa agua me dice, es naranja y yo veo un río aqua
Y pienso en Eluard cuando dijo que la tierra es azul como una naranja
No la entiendo, mami, le digo, esa agua es celeste
No, responde
Es refrescante como el agua de una naranja madura del parque,
De esas naranjas de mayo, suaves y jugosas con pepitoria y sal
Mire bien, mijo, me dice
Y la mente se me rompe y la lógica dobla la rodilla
Venga, mami, la tomo de la mano y lentamente nos sumergimos
En esa agua naranja
Su rostro pletórico es el de una sirena de agua dulce
En la catarata, Eluard le lava el rostro
Gracias papa, dice mi madre
De rien ma fille, contesta el poeta

martes, 14 de junio de 2022

OTRA TEMPORADA DE LLUVIA

 Las manos de mi madre. Foto: JPD.

Camino con mi madre e intento guardar su voz
Sigue siendo dulce pero ahora pausada
Un dejo de ronquera
Se asombra por las cosas que antes no
O talvez no supe
Qué linda la lluvia mire
Dice
Cae rápido del cielo
Y cae lento de los árboles
Ya vio que hace un charquito allí
?
Qué rico huele huele a cuando era niña
Fíjese
Yo tenía un vestidito y con los vuelos trataba
De guardar el olor y llevarlo a mi casa
Pero me regañaban por tener lodo y lluvia
Se ríe ella y me río yo
Su risa sigue siendo dulce pero ahora pausada
Un dejo de ronquera
Todo esto no lo dice la palabra preticor
Mi madre está cayendo lento de los árboles

miércoles, 8 de junio de 2022

DECLARACIÓN DE FILOSOFÍA DE LA ENSEÑANZA

Encontré este poema en Twitter en la cuenta de su autor Keith Leonard, me gustó tanto la aproximación a la cotidianidad y la poesía que encierra las horas muertas, que lo traduje.  




Declaración de Filosofía de la Enseñanza 

Mis estudiantes quieren certeza. La quieren
tanto. Respetan la ciencia y han memorizado
fórmulas complejas. No sé
cómo decirle a mis alumnos que sus padres
siguen igual de asustados. Los acosadores se hacen más grandes
y más etéreos y no puedes pegarle a una nube.
Tengo panegíricos preparados para todos mis seres queridos,
pero no puedo incluir este hecho en mi plan de estudios.
El mejor maestro que he tenido me dijo que lo encontrara
en la cancha de baloncesto. Jugamos por turnos durante horas.
Al final, me acosté jadeando en la duela
al punto de no poder estar en pie.
Me dijo que le describiera el dolor en mi pecho.
Lo intenté. No pude encontrar las palabras. No exactas.
Escucha, me dijo, ahí es donde termina el lenguaje.


            - Keith Leonard




jueves, 17 de junio de 2021

CARTA PARA UN JOVEN DE 20 AÑOS

A mí hijo Pablo José, para su cumpleaños 20.


Yo te conocí de niño pero tu no a mí
Y te vi serlo como ver crecer a un cerezo
Una vez hundí escarabajos en una alberca
Y aparecieron en tus manos ahogados
La gente me contaba que me vieron reír en tal lado
Pero era mi sombra pegada al piso de tu paso
Yo fui un niño solitario que buscaba encontrarte
Pero no era el tiempo de los juegos 
Escupí al piso y salieron bestias que me persiguieron
Nunca me alcanzaron y corriendo me hice hombre 
Y las bestias te encontraron 
Las bestias nacidas de mis entrañas y mis juegos 
Hubiéramos sido amigos de pequeños 
Y habríamos encontrado un río para lanzar las piedras
Y las horas 
Te vi crecer, dejar la infancia como se dejan los zapatos de crío
Y correr por un campo 
Un campo de yerba fragante y filosa que te cortó la vida
Pero eso, hijo, es rutina
Y allí vas enamorado y herido 
Que es el mismo corte de nuestro cuchillo.